Año XCVI - Nro. 34.248 - Jueves 5 de Septiembre de 2002

Increíble hazaña de caminante por la paz

Pese al calor y el cansancio, el canadiense Jean Béliveau continúa su travesía por la paz de los niños. Seguirá 10 años más en los caminos del mundo hasta completar su sueño.

Varias veces lo han catalogado de loco y el primero que se lo dijo fue su propio padre. Pero no le importa. Jean Béliveau tiene un sueño y está convencido que logrará la meta de romper el record mundial de marcha, viajando por más de 80 países..."a pie". Su travesía demorará nada menos que 12 años.

En una acción que para muchos puede parecer desmesurada, este canadiense de 47 años quiere "tirarle las orejas al mundo" y luchar pacíficamente por la no violencia en favor de los niños.

Después de dos largos años de marcha, mañana llegará hasta Antofagasta para compartir su increíble experiencia con la comunidad y los niños de las aldeas S.O.S.

 

ZAPATOS

En este momento Jean está caminando en la ruta entre Mejillones y Antofagasta, acompañado de la inmensidad del desierto que, según dijo, le encanta y le da paz.

A la vez que empuja un pequeño coche de guagua, que le sirve como "maleta", saluda con su mano al viento y una amplia sonrisa a los automóviles y a los escasos caminantes que encuentra a su paso.

Ahí lo encontramos. Usando una chupalla que le regalaron en Arica y haciendo un pequeño alto a la orilla del camino para almorzar un pan con queso y dos berlines.

"Es una manera distinta de vivir. En algún momento cada persona se pregunta hacia dónde va y yo me decidí a dejar todo lo material para caminar, pensar y juntar esfuerzos para conseguir la paz para los niños. Soy feliz", relató con su marcado acento francés.

Jean financia su viaje con algunos ahorros y con los regalos de instituciones y personas que apoyan su causa. En lo que más ha gastado es en zapatos y calcetines y lleva cerca de quince pares en 14 mil kilómetros.

 

DIARIO

Reconoció que está algo "desconectado", no escucha noticias ni lee periódicos y sólo se nutre de lo que le cuentan sus transitorios amigos. Después de una caminata diaria de 8 horas, su tiempo lo dedica a completar un diario de vida que al final de su viaje se transformará en un libro de cinco tomos, uno para cada continente.

Pero el gran tropiezo de su travesía lo vivió hace algún tiempo cuando por el riesgo para su seguridad no pudo cruzar Colombia caminando y tuvo que tomar un avión para pasar directamente desde Panamá hasta la frontera de Ecuador.

Después de Antofagasta caminará hasta Santiago para trasladarse en avión hasta Africa, Europa, Asia y Australia.

 

PREPARACION

Justo el día de su cumpleaños, el 18 de agosto del 2000, este modesto y vital ex vendedor de avisos luminosos abandonó las comodidades de su casa, a su esposa Luce y a sus hijos Thomas y Elisa para iniciar su insólita cruzada.

Antes de emprender viaje hizo un estricto acondicionamiento físico, recibió todas las vacunas imaginables. Ellos son los que mantienen la página web donde se puede seguir de cerca su recorrido (www.wwalk.org). A través de ese medio conoció a su primera nieta, Laury, que ya cumplió un año y ocho meses.

La llegada de Jean a Antofagasta está prevista para las 10 horas en el Hito del Trópico de Capricornio, donde el consulado canadiense realizará una sencilla ceremonia para darle la bienvenida.

 

 



Copyright Empresa Periodística El Norte S.A.
M. A. Matta 2112, Antofagasta, Chile
Teléfono (56 55) 453600