Usted está en : Portada:
Sábado 24 de julio de 2010
Matrimonio gay enciende
polémica en Antofagasta

Foro de “El Mercurio” recogió opiniones a favor y en contra

Tom González (34) es el dueño de la peluquería “Perfect Look”, ubicada en un barrio residencial de Antofagasta. El lugar es amplio, acogedor y tranquilo. “Acá las clientas se sienten súper cómodas”, dice.

 

No recuerda el momento exacto, pero está seguro que siempre fue homosexual, algo que reafirmó en su adolescencia. Hace ocho años llegó a Antofagasta y hace tres que convive con su pareja, también peluquero. “Ya hice una vida con esto, no cambiaría nada”, recalca.

 

Y en esa condición ha seguido con interés la reciente aprobación legal del matrimonio gay en Argentina, que permite que personas del mismo sexo se puedan casar con los mismos derechos que las parejas heterosexuales, incluyendo temas patrimoniales y la adopción.

 

“No he pensado en ir a casarme a Argentina, podría ser como una locura, como para reafirmar nuestro compromiso, pero la verdad es que soy chileno y si me caso tendría que ser acá, por qué tengo que ir a otro país”, afirma Tom.

 

Tal como él, son muchos los antofagastinos que en los últimos días han conversado el tema durante el café matutino o en el “after office”, enfrascándose en discusiones cruzadas por consideraciones religiosas, valóricas y de igualdad de derecho.

 

DIVISIÓN

 

Prueba de ello fueron las decenas de opiniones dejadas en el foro de la página web de “El Mercurio de Antofagasta”, donde quedó en evidencia que el tema derechamente divide a los antofagastinos.

 

“Si Dios creó al hombre y a la mujer y los unió para procrear, por qué se tiene que aprobar el matrimonio entre homosexuales. Yo no juzgo a nadie porque en mi familia los hay, pero sólo (queda) pedirle a Dios que los ayude para mejorar su tendencia sexual”, opinó Pilar.

 

“El matrimonio es un derecho civil, un derecho humano que el Estado debe entregar a todos sus habitantes ya que Chile es un Estado laico. Acá nadie está hablando del matrimonio religioso. Y por último, Dios es amor y no discriminación”, escribió Cristian.

 

IGUALDAD

 

Esta semana Argentina se convirtió en el primer país de la región con matrimonio homosexual, al promulgar una polémica ley que fue duramente debatida en todos los sectores.

 

La nueva norma reforma el código civil trasandino y reemplaza el término “marido y mujer” por el de “contrayentes”.

Tom González, quien se comprometió con anillos y una cena íntima, piensa que en algún momento Chile debe llegar a lo mismo. “Más que por ganas, una ley de este tipo es una necesidad, porque hay temas de patrimonio, de seguridad, que deben estar… lo que les pasa a los heterosexuales también le pasa a los gay, la ley debe ser igual para todos”, asegura.

 

El presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez, afirma que una ley de unión civil o matrimonio gay para Chile sólo depende de la voluntad política (“y coraje político”) de los legisladores.

 

“En un estado laico de derecho democrático, como el chileno, las decisiones se tienen que tomar haciendo abstracción de los particulares valores religiosos o dogmáticos que tengan los parlamentarios, las leyes se construyen en consideraciones del bien común”, argumentó Jiménez.

 

“El que las parejas de gays y lesbianas no puedan acceder a la institución del matrimonio (que regula una vida en común) es una cuestión discriminatoria que viola derechos esenciales de las personas, vulnera la igualdad ante la ley”, agregó.

 

“SODOMA”

 

En el foro web de este Diario, Víctor González posteó: “Espero que nuestro Chile querido nunca permita tales aberraciones y entienda que existen formas de ayudar a los homosexuales y lesbianas para que recuperen lo que han perdido”.

 

“Argentina se convirtió, a los ojos de Dios, en la nueva Sodoma o Gomorra. El creador nos hizo hombre y mujer, no homosexual y lesbiana. Todo cambio en ese orden va necesariamente contra lo natural y establecido”, dijo Jorge.

 

Lizza, por el contrario, aseguró que “el matrimonio es para personas que se aman y quieren pasar su vida juntos, esto no sólo es privilegio de los heterosexuales”.

 

“Me parece excelente, soy heterosexual, mi visión no pasa por el género, sino por la protección legal de los bienes. Muchas personas quedan desprotegidas tras una ruptura o muerte. Legalizar estas uniones genera menos desórdenes sociales y culturales”, apuntó Andrés.

 

“Los derechos no sólo son de algunos, creo que Argentina ha dado muestra concreta de apertura y respeto a la diversidad”, complementó Andrea.

 

RELIGIÓN

 

El obispo presidente de las Unidades Pastorales Evangélicas de la Región de Antofagasta, Ramón Osorio, sostuvo que el matrimonio entre personas del mismo sexo es una “aberración”.

“Dios creó al hombre y a la mujer para que procrearan y fueran una sola carne, Dios ama a las personas que están en el pecado, pero eso no significa aceptar y validar el pecado”, argumentó el pastor al patentar su rechazo a lo que ocurrió en Argentina. “Hay una relativización moral y de valores que parte por el alejamiento de Dios”.

 

Este Diario intentó obtener una versión del Arzobispado de Antofagasta, pero se informó que en este momento la prioridad era de la Iglesia Católica es la propuesta de indulto Bicentenario.

 

José, otro lector, sostuvo que el matrimonio gay es “repugnante... ¿y qué viene después? ¿El matrimonio entre parientes, padres e hijos?, eso es contra natura”. Alcides, en tanto, apoyó la medida: “¿Por qué mezclan religión con leyes? Señores,Chile es un estado laico”, afirmó.