Año XCVII - Nro. 34.488 - Viernes 7 de Noviembre de 2003

Proyecto Alma investigará origen del universo

En el llano de Chajnantor fue colocada ayer la primera piedra del radiotelescopio Alma.

El histórico inicio de la construcción del radiotelescopio Alma, ubicado en el llano de Chajnantor a más de 5 mil metros de altura, pone a la región a la cabeza del desarrollo científico mundial.

La ceremonia fue realizada ayer en pleno desierto y asistieron autoridades de Gobierno, comunidad científica y representantes del pueblo atacameño, además del embajador de los Estados Unidos en Chile, William Brownfield.

Sin embargo para concretar la millonaria inversión hubo que recorrer un largo camino, que comenzó con la fusión de 3 grandes proyectos radioespaciales diseñados por consorcios europeos, japoneses y estadounidenses.

El primer gran paso se dio en octubre del 2002 cuando el Estado suscribió un convenio con la European Southern Observatory (ESO), que implicaba la construcción de un gigantesco radiotelescopio a 50 kilómetros de San Pedro de Atacama.

 

TERRENOS

Al año siguiente, en mayo, la Cámara de Diputados aprobó en forma unánime el compromiso asumido por el Gobierno, y un mes más tarde el Senado hizo lo propio abriendo así las puertas a la iniciativa.

De ahí en adelante, lo único que restaba era la entrega de los terrenos, trámite que se cumplió en julio pasado con la presencia del Presidente Ricardo Lagos, el ministro de Bienes Nacionales, Jaime Ravinet, y representantes de la ESO.

En esa ocasión, el ministro firmó la concesión onerosa mediante la cual eran traspasadas por 50 años las 14 hectáreas de superficie que requería el proyecto. Sólo restaba iniciar la construcción.

 

CONTRATO

El proyecto Alma (Atacama Large Millimeter Array) es uno de los proyectos de astronomía más grandes realizados en la historia y tendrá un costo cercano a los 600 millones de dólares.

Alma estará compuesto por 64 antenas, de 12 metros de diámetro y calidad submilimétrica, capaces de obtener imágenes precisas a una escala desconocida por la ciencia actual.

El contrato por la concesión firmado entre el Estado y la ESO considera un aporte de 700 mil dólares anuales por los 50 años que dura el convenio.

De esa cifra, el 75% se destinará al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), mientras que del dinero restante irán a un fondo administrado por Conicyt, y el otro financiará iniciativas en las comunidades indígenas de Toconao y San Pedro de Atacama.

La concesión también indica que el 10% del tiempo de observación podrá ser utilizado por astrónomos chilenos.

 

 

 



Copyright Empresa Periodística El Norte S.A.
M. A. Matta 2112, Antofagasta, Chile
Teléfono (56 55) 453600