Año XCVII - Nro. 34.358 - Miércoles 25 de Junio de 2003

Cura Tato condenado a 12 años de prisión

José Aguirre Ovalle está recluido desde hace seis meses en la ex Penitenciaría de Santiago y ayer concurrió al tribunal para ser notificado del fallo.

En un histórico fallo para la Iglesia Católica, ayer fue condenado en primera instancia a 12 años de prisión, por abuso sexual y estupro contra 10 menores, el ex sacerdote José Aguirre Ovalle, más conocido como el cura Tato.

Un resumen de la resolución de 180 páginas entregada por el Tribunal sostiene que "se condenó a José Andrés Aguirre como autor de delitos reiterados de abusos deshonestos en la persona de 10 menores de edad y además como autor de delito de estupro reiterado en la persona de una de esas menores, hechos cometidos en la comuna de Quilicura, a partir del año 1998 y hasta el año 2002, a la pena de doce años de reclusión mayor en su grado medio, a la accesoria de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos, y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena".

Aunque la magistrada Rosa Pinto, del Décimosexto Juzgado del Crimen de Santiago, aseguró que la Iglesia no tenía responsabilidad penal en los hechos, ni había encubierto al ex sacerdote, sentenció de todas formas al Arzobispado de Santiago a pagar en forma solidaria la indemnización de $ 50 millones que ordenó en favor de dos de las menores que fueron víctimas de los abusos. También existen testimonios de delitos anteriores, pero que no se plegaron a esta querella.

 

IGLESIA

La magistrada -católica confesa- consideró que la Iglesia de su fe tenía una responsabilidad extracontractual en los hechos, al no haber puesto el debido celo para evitar que los abusos se repitieran, una vez que tomó conocimiento de la ocurrencia de los mismos.

Aguirre -que perdió su estado clerical el 7 de febrero- se convierte en el primer sacerdote condenado por abusos sexuales en Chile.

Aunque su defensa -que anunció que apelará- peleó su inimputabilidad penal, los tribunales consideraron que es responsable porque él siempre tuvo claro que su conducta era inadecuada, a pesar de lo cual "busca la satisfacción de sus necesidades sin considerar las de los demás", como estableció un informe del Servicio Médico Legal.

En materia civil, el fallo -de no ser revocado en las instancias superiores- puede sentar un precedente para los casos que pudieran denunciarse a futuro.

Ayer, el Arzobispado dio a conocer en una declaración pública que apelará la sentencia porque no le corresponde responsabilidad "por los actos cometidos por un clérigo fuera de su actividad pastoral".

 

AFECTADOS

Tanto la abogada del Sename, Isabel Ríos, como la representante de las dos primeras denunciantes, Fabiola Maldonado, se mostraron disconformes con la resolución sobre todo porque la magistrada no acogió la solicitud de recalificar el delito de abuso deshonesto al de violación.

La abogada Maldonado, quien representa a las víctimas que primero denunciaron al ex sacerdote, se mostró conforme con la resolución de ordenar una indemnización, "sin prejuicio de que consideramos que el monto debería ser sustancialmente mayor en base a que estamos postulando a una recalificación". Maldonado agregó que una vez que estudie el fallo es probable que apele para que se recalifique el delito.



Copyright Empresa Periodística El Norte S.A.
M. A. Matta 2112, Antofagasta, Chile
Teléfono (56 55) 453600