En la ruta del paraíso costero

Riquezas arqueológicas, cactáceas únicas en el mundo y playas vírgenes forman parte de lo que será la nueva carretera por el litoral

La construcción de la nueva ruta costera es un desafío que roza lo titánico. Este ambicioso proyecto permitirá formar un circuito regional plagado de playas vírgenes, sitios arqueológicos y de vegetación única en su tipo.

Inversión

La nueva ruta intermedia de 120 kilómetros -desde Paposo hasta Cabo Jara- posee un costo aproximado de 15 mil millones de pesos, cuyo financiamiento deberá sumar la participación del sector privado y las mineras de la zona a través de un nuevo tramo a espaldas de la cordillera de la Costa.

Lo cierto es que este nuevo camino permitirá reducir en 100 kilómetros el viaje de Antofagasta a Taltal, con una hora menos de viaje.

Esta alternativa, según el análisis del MOP, resulta más económica, ya que la idea original de unir ambos puntos sólo por la costa significaría construir más de 11 túneles y defensas aluvionales encareciendo los costos en más de 51 mil millones de pesos.

Pensar en viajar a Taltal desde Antofagasta actualmente representa un interminable desafío de poco más de tres horas y media por la Ruta 5. La vía atraviesa el corazón y la sequedad del desierto de Atacama, hasta una de las más apacibles y hermosas comunas de la Segunda Región, escondida en una bajada de 25 kilómetros hacia la costa.

Pero esta dura realidad no es sólo compleja para quien se desplaza en busca de la tranquilidad taltalina, sino que también representa un abismo de desarrollo para sus habitantes, quienes desean con ansias verse integrados a la geografía del país y la región a través de una carretera costera que una Antofagasta con la vecina localidad.

Precisamente, éste es el desafío asumido por el Gobierno para lograr incorporar a la alicaída comuna de Taltal a la necesaria conectividad terrestre del país, donde todo se remite a cientos de kilómetros de distancia.

Abrir este camino es un desafío colosal. Robarle cada centímetro a la roca madre significa una verdadera obra de arte para esculpir la zona del litoral.

Durante cada minuto, los integrantes del Cuerpo Militar del Trabajo (CMT) luchan codo a codo entre rocas, acantilados y quebradas para fracturar la casi inexpugnable naturaleza.

 

PAISAJES

Y es que dicha obra permite avisorar insospechadas potencialidades y atractivos nunca antes vistos para la zona, además de reducir dicho viaje en más de 100 kilómetros.

En este caso la costa de Taltal aparece como una fuente virgen de servicios, recursos mineros, nuevos balnearios y atractivos turístico en playas idílicas.

Todo ello favorecido por un paisaje costero plagado de riquezas que bien podrían estar integradas al mejor paquete ecoturístico del país. En este panorama se entrecruzan cactus únicos en su tipo, gigantescos cerros de más de dos mil metros, zorros de especies extintas, más de 200 sitios arqueológicos de incalculable valor, sectores de playas vírgenes y pesca, lugares sólo conocidos por un puñado de privilegiados.

En este viaje si nos desplazamos desde Taltal hacia el norte nos encontramos con sectores costeros abordados por Obras Públicas para la generación de un ensanche de camino y una base inferior preparada.

 

CALETAS

Así, se descubre al mundo Punta Viento, Agua Dulce, Santo Domingo y más al norte Paposo, lugar donde la cultura de los pescadores artesanales de congrios y mariscos reciben a los visitantes con sus brazos abiertos.

Paposo sabe lo que son las necesidades de comunicación. Tan grave es el problema que desde hace meses los pobladores luchan para que una empresa de telefonía o celulares instale una antena en la zona para traer a este sector la esquiva globalización.

Más al norte el camino se complica, con un tratamiento superficial que resulta aún más exótico aunque lleno de dificultades que lo hacen intransitable en el invierno, debido a las lloviznas y las caídas de aguas que cortan el tramo en 62 puntos.

Luego, la senda cruza por entre un museo de gigantescas rocas de formas humanas talladas por el viento, que parecen arrojadas al azar por la mano de Dios. Dichos sectores son cruzados por antiguas bajadas aluvionales donde se debe confiar en la suerte para no tener que volver a Paposo.

 

PLAYAS

Al norte, también existe seis sectores de playas vírgenes y bahías inhóspitas de arenas blancas, donde destaca más al norte la Playa de Blanco Encalada, incluso con vegetación costera aledaña al camino más hacia el sur, como es el caso de Caleta Botijo, Buitre, Punta Plata, Moscardón, Panul, Punta Poza LLaves, Punta Cana, Punta Rincón y la Rada de Paposo.

En estos nuevos espacios sólo los dueños de una camioneta cuatro por cuatro o caballos pueden adentrarse al terreno a ambos lados de la ruta mantenida por Vialidad del MOP.

Los acantilados y las vistas panorámicas sobre el mar dan la impresión de caminar sobre nubes como en un sueño permanente.

Mucho más al norte de Paposo, subiendo desde la antigua Caleta El Cobre y superando una cuesta para empalmar con Varillas en la Ruta 5, los funcionarios de Vialidad de Obras Públicas en sus motoniveladoras reaparecen en la soledad del desierto como espejismos de la novela "El Principito", donde sólo los héroes anónimos mueven el desarrollo.

 

AVANCE

Pero la verdadera lucha contra el abrupto terreno comienza mucho antes (cerca de Taltal), en que cada centímetro de roca es abordado con valentía por el Cuerpo Militar del Trabajo, bajo la supervisión técnica de la Dirección de Vialidad del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

La labor presenta, en su primera etapa, un 66% por ciento de avance al norte del sector de Punta Viento, del camino que avanza desde Taltal hacia Paposo, obra subdividida en cuatro subcontratos.

El lugar se caracteriza por abundante material rocoso, acantilados y diversos sectores aluvionales que revisten enorme riesgo para los trabajadores que cortan el muro de roca blanca.

La faena está integrada al convenio sectorial de tres años con una inversión de 2 mil 700 millones pesos para la concreción del camino. La planificación gubernamental indica que en abril del 2003 se espera alcanzar el kilómetro 19 al norte de Taltal, para el 2005 acondicionar completamente el camino que integra a Paposo.

 

TRAMOS

El seremi de Obras Públicas, Jaime Tolosa, explicó que la ruta costera se extenderá bordeando el litoral desde Taltal hasta Paposo (de sur a norte) debido a la gran cantidad de aluviones provocados tras cada contingencia climática y que afecta todos los años el camino que se extiende hasta caleta El Cobre.

Por esta razón se ha generado una nueva ruta costera que pretende sortear desde Paposo las laderas de la cordillera de la Costa, cruzar las cercanías del camino a Paranal (B-710) y a continuación integrarse a la planicie presente en el sector de Varillas, alcanzando el sector costero de Cabo Jara, dispuesto al sur de Antofagasta por el CMT.

Esta vía permitirá unir a Antofagasta con Taltal, dando respuesta al compromiso gubernamental que asumió el Presidente Ricardo Lagos con los taltalinos.

 

ARQUEOLOGIA

En los trabajos participan constantemente un grupo de tres arqueólogos de la Comisión de Patrimonio Arqueológico de Monumentos Nacionales, quienes recogen las muestras y realizan los informes respectivos para la entidad gubernamental.

Este proceso, además del constante corte de roca de los acantilados en los tramos más estrechos del camino, retrasan la tarea por cada uno de los metros avanzados.

Debido al respeto patrimonial, cada resto arqueológico que es encontrado durante el avance de la ruta es trasladado hasta el Museo de Taltal para su conservación.

Tras los sondajes realizados en los primeros 10 kilómetros, los especialistas detectaron un total de 22 sitios arqueológicos, en su mayoría con una data de 10 mil años.

En estos casos se han debido efectuar los levantamientos de terreno y desvíos respectivos para no impactar este patrimonio, que pretende ser señalizado para generar un nuevo circuito turístico, esta vez frente al mar.

Mientras tanto, Obras Públicas también avanza al sur de Taltal hacia Cifuncho, un espectacular balneario que abre un nuevo borde costero hasta la caleta Pelao Sae, donde posteriormente la geografía de acantilados da paso a hermosas planicies de playas de arenas blancas hasta empalmar con la ruta B-900 uniendo toda la costa regional.

Las razones para cambiar el trazado original radican en las actuales dificultades técnicas y de presupuesto para concretar el avance de las obras en los términos originales a nivel netamente costero.

Por ejemplo, sería necesario levantar a la altura del antiguo camino (B-70-1 al norte de Paposo) y hasta Caleta El Cobre un total de 80 puentes para resolver los constantes cortes de caminos y aluviones en ese sector, aspecto que encarece la viabilidad del proyecto.

Así avanza la titánica labor del camino Taltal-Antofagasta. Una obra colosal que promete descubrir un nuevo horizonte de atractivos turísticos para la región.



Copyright Empresa Periodística El Norte S.A.
M. A. Matta 2112, Antofagasta, Chile
Teléfono (56 55) 453600