Usted está en : Portada:
Miércoles 30 de marzo de 2011
Abren propuestas técnicas por licitación del Regional

Tras varios anuncios fallidos, el recinto parece tener buen futuro

A la apertura de las propuestas técnicas presentadas por las empresas que participan en la licitación del proyecto de modernización del Estadio Regional, procede este mediodía la Dirección de Arquitectura de la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Obras Públicas.

 

Es una noticia alentadora para iniciar pronto a la remodelación del recinto de la avenida Angamos, dado que su mejoramiento en grande hace más de dos años que viene postergándose sin llegar a buen puerto.

 

Primer paso

 

Lo de este mediodía, cuando se abran las proposiciones técnicas, será un paso para materializar en el menor tiempo posible la adjudicación de la obra, lo cual permitirá iniciar los trabajos.

 

La actividad será liderada por el seremi Rodolfo Gómez, quien señaló que la licitación pública se hace bajo la modalidad de pago contra recepción, donde los postulantes presentan el diseño y ejecución de la iniciativa enmarcado en un presupuesto de $ 7.361 millones, cuya diferencia con los 8.800 millones originales será destinada al aspecto inmobiliario.

 

ENTUSIASMADOS

 

"Estamos muy entusiasmados porque casi 18 empresas compraron bases para participar en esta apertura técnica. Se exigieron partidas mínimas para asegurar la buena ejecución de la obra y la más conveniente para el interés fiscal", dijo el seremi.

 

Gómez enfatizó que se conservará la capacidad del recinto deportivo. "Lo importante es que las empresas presenten iniciativas de calidad que nos permitan asegurar la cubierta, obras exteriores y coliseo", destacó.

 

El proyecto de normalización del Estadio Regional de Antofagasta consiste en la puesta en valor del actual recinto deportivo de la región, el cual data del año 1964.

 

Con los estándares internacionales definidos por FIFA para los torneos de alto nivel, la remodelación implica una fuerte inversión, la que en esta oportunidad se financia de manera tripartita por el Instituto Nacional del Deporte, Minera Escondida y municipalidad.