Usted está en : Portada: Crónica
Domingo 13 de marzo de 2011
Insomnio y angustia podrían durar varios días
Expertos entregan recomendaciones para superar estrés

Las impresionantes imágenes que llegan desde Japón, la evacuación en Antofagasta, las sirenas y una noche esperando lo peor, son algunos de los factores que podrían provocar cuadros de angustia, insomnio, irritabilidad y desconcentración, tanto en adultos como niños.

Especialistas advierten que este tipo de manifestaciones podrían durar varios días, ya que la exposición del terremoto y tsunami de Japón fue de tal nivel, con una parrilla televisiva dominada por la tragedia, que los recuerdos no serán fáciles de borrar.

La sicóloga clínica Isabel Icarte dijo que ahora que vuelve la normalidad, es importante que tanto las familias como los profesores aborden el tema e instruyan a los niños respecto al origen de los fenómenos, cómo se desarrollan y el impacto que pueden tener, sobre todo en una zona sísmica como la región.

"Es importante desestigmatizar que todos los desastres que pueden producirse serán como lo muestran las pantallas de Hollywood, puesto que cada país tiene condiciones geográficas distintas que influyen en como será el impacto de éstos", comenta.

EXPOSICIÓN

El sicólogo Humberto Marín, de la Unidad de Trauma, Estrés y Desastres del Departamento de Siquiatría de la Universidad Católica, explicó por su parte que "la mediatización puede generar cuadros que son normales por la situación, no es algo patológico ni representa una enfermedad".

Y agrega: "La reacción sicológica de la gente producto del terremoto y la alerta de tsunami está relacionada a las distintas formas en que las personas perciben la situación, presentando cuadros o síntomas de angustia, pánico, insomnio o trastornos derivados del trauma producto de la tragedia que nuestro país vivió el año pasado, en una condición similar".

CONSEJOS

Por lo mismo, recomendó establecer un límite de tiempo frente a las imágenes de televisión ("sólo lo suficiente para informarse y no más que eso") y acompañar a los niños "cuando vean noticias, explicándoles racionalmente las cosas, sin dramatizar".

Isabel Icarte aconsejó que en esta tarea, los padres utilicen términos y palabras acorde a cada etapa evolutiva del menor, así como también moderar las expresiones emocionales. "Se debe entregar una información lo más objetiva posible".