Usted está en : Portada: Reportajes
Domingo 6 de febrero de 2011
Confesiones de la seremi más joven de Chile
Pese a su edad (27 años) destaca las competencias que posee para el cargo que responsablemente asumió

No se detiene en todo el día. Entre reuniones técnicas, actividades, audiencias con pobladores, entre otras tareas, la seremi de Gobierno, Paulina Núñez Urrutia, hace un alto para dar una entrevista para la revista "7 Días".

Abogada de profesión, asegura que le agrada la política, por lo que implica para ella: convertirse en un servidor público. Le gusta escuchar y ayudar a la gente.

¿Es un plus ser la seremi más joven de la región y el país?

- Ni un plus, ni una desventaja. Creo que en la vida uno debe ir afrontando los desafíos. Para mí, sí es un desafío el poder ocupar este cargo que responsablemente acepté, sabiendo que tenía las capacidades. Siempre se puede mejorar y hemos tratado de realizar la mejor gestión, sobre todo con las organizaciones sociales, siempre comunicando lo que hacemos como Gobierno, con nuestros parlamentarios y apoyando la labor de los seremis, gobernadores e intendente regional.

¿Qué piensa de quienes la ven, por su edad y capacidad, con una promisoria carrera política?

- A mí me gusta el servicio público y si el día de mañana puedo realizarme ahí, porque mi trabajo va a mejorar la calidad de vida de las personas, se van a solucionar problemas y mi región va a surgir, estoy disponible para cualquier cargo público más adelante, pero cuando se vaya dando el tiempo y uno tenga la experiencia necesaria, para aceptar responsablemente esas tareas o cuando la ciudadanía lo manifieste.

BALANCE

¿Cuáles son los principales desafíos para este 2011?

- En materia de seguridad poder llegar, a lo menos al promedio nacional, porque en el caso del índice de victimización tenemos un 44,8%, muy sobre la media nacional, entonces debemos disminuir, a lo menos, 15 puntos. Es decir, que nuestra región sea más segura, que se cometan menos delitos.

En el caso de educación, salir de ese décimo cuarto lugar en que nos ubicamos en resultado de Prueba Simce, por lo mismo, prestar una calidad de educación como se merecen los niños y niñas de esta región.

¿Cuál es la evaluación que realiza de estos primeros 11 meses de Gobierno?

- Lo hemos dicho en forma reiterada y responsable, comenzamos con un terremoto, que si bien geográficamente no nos afectó, si hubo recortes, coordinación, casi la totalidad del Gobierno instalado en la zona afectada. Por lo tanto, como gobierno regional trabajamos desde acá para llevar adelante el programa del Presidente Sebastián Piñera, que en ningún momento se detuvo.

Tenemos el programa de Gobierno y el de reconstrucción, en forma paralela. Primero fueron seis meses de desarrollo, de ordenar la casa como digo yo, porque efectivamente nos encontramos con una casa con muchos proyectos atrasados, de arrastre FNDR.

Fue un año en que nos tocó vivir el Bicentenario, por lo mismo, muchas actividades y celebraciones de unidad, que debimos coordinar con los nueve alcaldes de la región, y trabajar muy en conjunto con la empresa, en esta alianza público-privada.

¿Fue un año difícil?

Lo resumo como un año difícil por distintas cosas que ocurrieron, un año de instalación, un año de ordenar la casa y empoderamiento de cargos, y finalmente, un año de unidad marcado por el Bicentenario y rescate de los mineros.

Además de ir levantando proyectos que no eran nuestros, pero de los cuales debimos hacernos cargo.

¿Cómo ha sido la relación con los municipios?

- Con los municipios hemos ido de menos a más, porque después de 20 años, donde ellos (Concertación) tenían un gobierno regional de su mismo sector, en comunas donde los candidatos de la Alianza Por Chile, ahora Coalición por el Cambio, no tenían las mejores votaciones, tuvieron que encontrarse con un nuevo aliado.

Digo que un nuevo aliado porque lo veo así, dado que para levantar a la región debemos trabajar de la mano, tenemos que ser socios ser socios de las autoridades del gobierno regional y los alcaldes.

Cada uno de ellos en sus comunas lo han ido entendiendo, así lo vemos cuando hemos ido con el gabinete regional a sus localidades, además de las visitas que cada seremi realiza periódicamente.

En la región, ¿cómo evalúa el rol de la oposición, considerando que el Presidente Piñera siempre en sus intervenciones hace un llamado a la unidad?

-Estamos en democracia, donde hay un gobierno de turno, con una oposición de turno, pero ellos están divididos. A mi juicio, aún ni siquiera han podido reordenarse y levantar un liderazgo.

Para que una Concertación o Coalición se mantenga en el tiempo, cada partido tendrá que ir manteniendo a sus líderes y creo que faltan jóvenes. Puedo decir con mucha propiedad, que el Gobierno de Sebastián Piñera le ha dado espacios a los jóvenes.

Desde la Seremi de Gobierno, ¿qué importancia tiene en su gestión el trabajar con las organizaciones sociales?

- Personalmente, es un trabajo que me gratifica mucho. Por supuesto, para nuestro Gobierno es fundamental.

Cuando llegue dije -y el Presidente lo señaló en su discurso del 21 de mayo- "no queremos instrumentalizar a las instituciones sociales", acordarnos en elecciones o utilizar a los dirigentes sociales, muy por el contrario, estamos trabajando en un "trabajo hormiga", como digo yo, en forma responsable y cauta, sin bulla, pero siempre pensando en resolver los problemas a las personas. Un trabajo en todas las comunas con las distintas organizaciones sociales que hay, tanto territoriales como funcionales.