Usted está en : Portada: Crónica
Jueves 8 de julio de 2010
Intendente interviene en crisis de "El Huáscar"

Balneario continúa sin agua ni alcantarillado

Si la voluntad del intendente Álvaro Fernández llega a concretarse a través del FNDR, el sector "El Huáscar", según afirmó la presidenta de su junta de vecinos, Rosa Pérez, contará con la esperada urbanización a fines del 2011. Así, alrededor de 130 familias -equivalente a 800 residentes que viven en este balneario- serán beneficiadas.

 

Lo anterior tras una mesa de trabajo de los dirigentes de "El Huáscar" y parte del gabinete regional, que fue gatillada por la licitación de terrenos al norte de "El Huáscar" para fines habitacionales, en un proceso realizado por Bienes Nacionales.

 

ministerios

 

El intendente Álvaro Fernández aclaró que los estudios deberán materializarse "y haremos los planteamientos en las instancias que correspondan para lograr los recursos. Con ello concretar que "El Huáscar" pueda desarrollarse por completo", acotó.

 

Dijo que el proyecto de urbanización está adelantado desde el punto de vista técnico y están involucrados el ministerio de Obras Públicas y Serviu.

 

En cuanto a los proyectos, Rosa Pérez afirmó que estos van por separados, es decir, uno considera agua y alcantarillado y el otro corresponde a la habilitación de electricidad. Sin embargo quedó fuera el proyecto aluvional, por el elevado costo (alrededor de mil 500 millones de pesos).

 

De esta manera si en 10 días los proyectos están listos, el 23 de julio pasarán al Core. "Si se aprueban, este año se haría la ejecución y a finales del 2011 podríamos contar con la anhelada agua potable", afirmó Rosa Pérez.

 

interés

 

Rosa Pérez reconoció quedar tranquila después de ver el interés del intendente por solucionar un problema que lleva años. "Si no hay soluciones ahora, significa que nunca se solucionará. "El Huáscar" hoy es un lunar negro por la insalubridad con que se vive por la falta de alcantarillado".

 

Actualmente la situación es complicada para los vecinos. En lo concreto pagan 7 mil pesos el metro cúbico de agua potable, lo que encarece su residencia en esta zona del litoral antofagastino.

 

A esto debe sumarse que muchos vecinos piensan que prácticamente la "tierra se los tragará", debido a la saturación del terreno por el uso de pozos negros y mala filtración del agua.