Usted está en : Portada:
Martes 15 de diciembre de 2009
Nuevo medicamento para
intolerantes a la lactosa

11.11 horas.- Más de la mitad de la población presenta algún grado de intolerancia a la lactosa, situación que genera molestias gastrointestinales como meteorismo, flatulencia, calambre y diarrea.

La intolerancia a la lactosa corresponde a la resistencia del organismo a hidratos de carbono más común, que afecta a personas de todos los grupos etáreos.

“La intolerancia a la lactosa es un problema de alta prevalencia, según algunos estudios nacionales, con cifras entre 60 y 80 % según el grupo étnico estudiado. Durante muchos años el único tratamiento ha sido dietas restrictivas. Recientemente se dispone de productos enzimáticos utilizables, sin clara evaluación de su efectividad clínica”, explica el doctor Freddy Squella Boerr, docente de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello.

Por tal razón, el gastroenterólogo efectuó un estudio para evaluar el resultado clínico del uso de lactasa, una enzima producida en el intestino delgado y cuyos componentes básicos son la glucosa y galactosa, en pacientes intolerantes a lactosa.

“El estudio consistió en una encuesta clínica a pacientes con diagnóstico de intolerancia a la lactosa, diagnosticados mediante el test de aire espirado, en forma basal y al término de la administración de lactasa (Diolasa®) según ingesta de alimentos lácteos y sus derivados. Se utilizaron escalas analógicas. Para todas las variables. Se compararon parámetros basales y finales”, explica el gastroenterólogo.

El análisis se efectuó en un universo de 40 pacientes intolerantes a lactosa con la siguiente distribución de género: 32 mujeres y 8 hombres, con una edad promedio de 43,5 años.

“La administración de lactasa se realizó en conjunto con ingesta de lácteos o derivados; posteriormente se pregunto cómo era la sensación de bienestar antes y después del tratamiento; los resultados fueron los siguientes: un 12,5 % respondió que mucho mejor; el 67,5% mejor; el 20% igual y un 0% peor.

“Existieron diferencias significativas en relación a síntomas como la presencia de gases, dolor, distensión abdominal y calidad de vida, sin cambios significativos en la forma de las deposiciones”, subraya el especialista de la U. Andrés Bello.

Finalmente, el estudio concluyó que “el tratamiento con lactasa en pacientes intolerantes proporciona una respuesta clínica satisfactoria con mejoría de la sintomatología y calidad de vida en estos pacientes”, dice el doctor Squella.