Usted está en : Portada: Espectáculos
Sábado 24 de octubre de 2009
A 80 años de la publicación "Carcaj"
El poeta, con sólo 17 años, publicó su primera obra que encendió los espíritus

"¿Desde cuándo es poeta Andrés Sabella? Se pregunta Radomiro Tomic. ¡Desde siempre!", se responde, en el prólogo de "A las Puertas del Alba" (Santiago, 1987). Y cómo no saberlo, si fueron compañeros de curso en el Colegio San Luis desde su adolescencia, luego continuaron su compañerismo y sus estudios en Santiago, compartiendo internados, sueños e ideales. Y esa amistad se mantuvo a lo largo de sus vidas,

Un domingo 25 de octubre de 1929, hace 80 años, a la salida de la misa dominical, en este desierto, llovió. ¡Qué hermosa lluvia! ¡Llovían poemas! Desde un antiguo avión, llovía "Carcaj". Hoy, "Carcaj" cumple 80 años. Y no es sólo ese aniversario el que celebramos. "Carcaj" marca el inicio, la intromisión de nuestro poeta en las lides literarias.

Pero, ¿qué es un carcaj? Según la Real Academia Española, "Carcaj o aljaba es la caja portátil para flechas, ancha y abierta por arriba, estrecha por abajo y pendiente de una cuerda o correa con que se colgaba del hombro izquierdo a la cadera derecha". Si analizamos, nuestro poeta sabía muy bien lo que hacía: su "Carcaj" estaba pleno de poemas, sus flechas eran los poemas que lanzaba para que encendieran nuestro espíritu de poesía. Y Andrés sólo tenía 17 años.

Y vaya si esas flechas no lograron su objetivo: Andrés Sabella es el poeta del "Norte Grande", que dio el nombre a nuestra Región. Su obra alcanza a los 40 libros publicados. Su Cuadernillo HACIA alcanzó dos etapas, la segunda hasta el número 106, con la más variada temática. Hoy, en labor de sus seguidores, Hacia va en el tercer número de la tercera etapa. Publicó su "Linterna de papel" durante 23 años en "El Mercurio de Antofagasta", hasta 3 días después de su muerte. Hoy, , sus ex -alumnos, destacados cultores de las letras, continúan publicando diariamente las linternas, manteniendo el espíritu sabelliano.

77 años

A su muerte, Andrés tenía 77 años. En otras palabras, dedicó 60 años de su vida a la Literatura. Escribió, publicó, enseñó, difundió, aplaudió, criticó, apoyó, respaldó. Su patrimonio cuenta una vasta correspondencia: Escritores consagrados y noveles someten su obra a su crítica especializada. Si hasta Isabel Allende le envía una copia de su "Casa de los Espíritus", haciendo hincapié que somete su obra a su juicio, para luego enviarla a imprenta.

Después de 20 años de su muerte, ocurrida en Iquique el 26 de agosto de 1989, Andrés Sabella tiene un Museo y una Corporación Cultural, que realiza una amplia y reconocida labor en el ámbito de las artes.

Su obra está presente en la ciudad. Por todo lo expuesto, creo que nuestro poeta merece, con esplendidez, el título de "Andrés, el poeta del Bicentenario".