Usted está en : Portada: Deportes
Domingo 11 de octubre de 2009
Sudáfrica será el octavo Mundial para la "Roja"
El tercer lugar en 1962 continúa siendo la mejor campaña. Fuera del país la clasificación a segunda ronda en tierras galas fue lo más sobresaliente

La presencia chilena en Sudáfrica 2010 será la octava en la historia de las Copas del Mundo, que partió en un lejano 1930 en Uruguay hasta la última en Francia 98 con la recordada dupla "Za-Sa".

En el primer Mundial Chile, dirigido por el húngaro Gyorgy Orth, ganó sus dos primeros partidos a México 3-0 y Francia por la mínima, para luego caer 3-1 ante Argentina y quedar fuera de las semifinales.

Tuvieron que pasar veinte años para que la "fiebre" mundialista volviera a nuestro país. Fue en Brasil 1950, donde capitaneado por el arquero Sergio Livingstone la "Roja" perdió con Inglaterra y España, para despedirse con una goleada sobre Estados Unidos por 5-2.

INGLATERRA

La tercera participación fue en casa en 1962 (ver recuadro), y después Chile volvió a clasificar a Inglaterra 66'. Esta fue su primera cita europea, donde pese al buen plantel sólo se logró empatar 1-1 con Corea del Norte gracias a la estocada de Rubén Marcos.

El resto fue para olvidar, ya que fuimos superados por Italia y Unión Soviética.

Tras quedar fuera de México 70', la "Roja" se metía en Alemania 74' de manera insólita. Debido al Golpe de Estado, la URSS no viajó a Santiago para el repechaje, otorgándole los boletos a Chile.

En tierras germanas los nacionales empataron con la RDA 1-1 (gol de Sergio Ahumada) y Australia 0-0, pero no alcanzó para seguir con vida ya que en el debut cayeron con la RFA (la futura campeona) por 1-0.

Como único consuelo quedó que el defensa Elías Figueroa fue destacado por numerosos medios como uno de los mejores centrales del certamen.

Papelón

Fue la mejor eliminatoria. De manera invicta y ganando en Paraguay con el recordado gol de Patricio Yáñez, Chile se metía entre las 24 naciones que jugarían en España 1982.

El desaparecido Luis Santibáñez encabezó la escuadra, de la cual se esperaba mucho por la calidad del plantel, donde sobresalía Figueroa en defensa, Neira en la zona media, y en delantera un tridente de miedo con Moscoso, Caszely y Yáñez.

El primer juego (0-1 con Austria) se recuerda por el penal perdido por Caszely. Luego vino Alemania, que literalmente nos humilló por 4-1 en una mala tarde de Osbén. La despedida fue con una desconocida Argelia, que a base de velocidad mató a la "Roja" 3-2, anotando Neira de penal y Juan Carlos Letelier, otro joven valor.

Tras 16 años retornábamos a un Mundial. Francia 98 fue lo mejor después de 1962, donde Marcelo Salas fue el gran héroe, y un antofagastino brilló en la defensa, el gran Pedro Reyes.