Usted está en : Portada: Reportajes
Domingo 13 de septiembre de 2009
Salares de Pujsa y Aguas Calientes, tesoros del planeta
Estos lugares gozan de una enorme belleza escénica, conjugando su topografía, diversidad de colores, espejos de agua, costras de sal, vegetación y fauna

El pasado 14 de agosto de 2009 la Convención sobre Humedales de Importancia Internacional, conocida mundialmente como Convención Ramsar, aprobó la incorporación de dos nuevos humedales chilenos de la Región de Antofagasta a su "lista"; se trata de los salares de Pujsa y Aguas Calientes IV, los que se suman a los humedales ya designados, Salar de Tara y Sistema Hidrológico de Soncor en el Salar de Atacama.

Con esto, el país da cumplimiento a compromisos suscritos ante convenciones internacionales sobre medio ambiente y desarrollo sustentable.

Los dos nuevos humedales que gozan de protección oficial son el Salar de Pujsa, en la comuna de San Pedro de Atacama, y el Salar de Aguas Calientes IV en la comuna de Antofagasta, sumándose a la lista de 9 humedales ya designados por el país.

Cabe recordar que de los 9 humedales designados por Chile, 5 se encuentran en la región altoandina de las 4 primeras regiones del norte de Chile (2 en la región de Antofagasta el "Salar de Tara" y "Sistema Hidrológico de Soncor" del Salar de Atacama). Para ambos se utilizó como criterio de delimitación líneas rectas que unen las cumbres que rodean a los salares, a través de un criterio de cuenca.

Jama

El Salar de Pujsa se ubica al costado sur de la ruta hacia el Paso Jama, en la parte norte del altiplano de la región. Ya contaba con protección oficial al formar parte de la Reserva Nacional Los Flamencos, bajo la administración de la Conaf, y con esta nueva designación tendrá una doble protección. En cambio el Salar de Aguas Calientes IV, ubicado a un costado del Parque Nacional Llullaillaco, al sur de la región, no cuenta con protección oficial, y corresponde a uno de los 14 sitios prioritarios que definió la Estrategia Regional de Biodiversidad (ver recuadro).

Ambos salares constituyen humedales de alta importancia en el norte de Chile para la conservación de las tres especies de flamencos presentes en la Puna, el flamenco chileno, el flamenco andino y el flamenco de James, actualmente clasificadas con problemas de conservación.

Destacan por su abundancia y el desarrollo de eventos reproductivos de estas especies.

Además estos humedales son sitio de paso (descanso y alimentación) de aves migratorias (que viajan desde el hemisferio norte), tales como el playero de Baird, el pollito de mar tricolor, el playero pectoral, el pitotoy chico y el pitotoy grande, entre otros.

Resalta, además, la presencia de numerosos grupos de vicuña austral, que se alimentan de las praderas naturales o vegas existentes en los alrededores de los salares.

Patos

Es habitual ver a grupos de patos, como el pato juarjual y el jergón chico del norte. Aunque en menos número, es posible observar algunos suris (ñandú del norte), perdices de la puna y piuquenes.

Tanto Pujsa como Aguas Calientes IV, gozan de una enorme belleza escénica, donde se conjugan diversos elementos singulares tales como la topografía, la diversidad de colores, los espejos de agua, las costras de sal, la vegetación y la fauna.

En el caso del Salar de Pujsa, éste constituye un sitio de ocupación indígena (ver recuadro), registrándose en los antecedentes disponibles como un área patrimonial, compartida en su uso actual por las comunidades indígenas atacameñas de Toconao y Talabre.

Paso

El Salar sigue siendo hoy un lugar de tránsito obligado para el descanso de pastores y tropas y para el reabastecimiento de agua y forraje para el ganado doméstico.

La Convención de Ramsar (Irán, 1971) cuenta actualmente con 159 partes contratantes o estados miembros en el mundo, con un total de 1847 sitios Ramsar designados. Chile es miembro oficial desde 1981, siendo el primer sitio incorporado el Santuario de la Naturaleza Carlos Adwanter, en el río Cruces, región de los Ríos. La Convención sobre los Humedales señala que cada parte contratante designará humedales idóneos de su territorio para ser incluidos en la "Lista" de Humedales de Importancia Internacional.

Humanidad

Estos humedales gozan de protección en el plano nacional y la comunidad internacional reconoce que tienen un valor significativo no sólo para el o los países donde se encuentran, sino también para la toda la humanidad.

Su selección se basa en la importancia internacional en términos de su ecología, flora, fauna, recursos hídricos, históricos y culturales, entre otros aspectos.

Fuente: Conaf/Conama