Usted está en : Portada: Crónica
Lunes 4 de mayo de 2009
¡Cuidado!: perros peligrosos
Madre de niño mordido pide una normativa que regule tenencia. Diputado Rojas propone restringir crianza de ejemplares

Como dicen las abuelitas: "Todo va en la crianza". Y es que, cuando se trata de evaluar la peligrosidad de las mascotas, especialmente de las distintas razas de perros, el tamaño no es la determinante principal.

La semana pasada un Pitbull, un perro de tamaño medio pero con una descomunal fuerza para su porte, hizo noticia en Antofagasta al atacar a un pequeño en el sector norte de la ciudad, dejándolo con graves heridas.

¿Las razones? Difícil saberlo a priori, pero para el entrenador y criador de perros antofagastino, Cristian Pezo, la clave está en la forma en que el dueño cría al animal.

"La crianza del perro lo hace peligroso, porque hasta un Poodle puede ser tanto o más dañino que un Pitbull", indicó.

"Los propietarios -agregó- la mayoría de las veces no son conscientes de la responsabilidad que poseen con la tenencia de un perro, ya que sólo lo miran como una mascota, pero el animal tiene instintos".

alfa y beta

El mejor amigo del hombre desciende del lobo, explica Pezo, y aunque a primera vista no lo parezca, heredó de éste una serie de inclinaciones, como en los roles, con machos y hembras "alfa" y "beta".

La manada del perro de hoy es la familia humana y las personas tienen que dejar muy en claro el rol que el can ocupa. Si el perro es consentido y se le da el gusto en todo, tendrá tendencia a ocupar un lugar dentro del grupo en el que se encuentre por sobre alguien más, incluso arriba de todos, como macho "alfa".

Además, están las condiciones en que es mantenido un perro. Importan la alimentación, vacunas, el espacio del que dispone y el trato que se le da.

territoriales

Los perros, destaca el adiestrador, tienen una gran capacidad olfativa, muy superior a la del ser humano. De hecho, detectan olores a unas 5 ó 6 cuadras en todas direcciones. Y, si no lo hacen a menudo, cuando salen a la calle se apresuran a marcar presencia.

Es lo que probablemente ocurrió en el ataque del Pitbull al niño en el condominio "Mañío". El animal, no teniendo claro su rol y la extensión de "su" territorio, las emprendió en contra del menor Jason Muñoz (8 años), estudiante de cuarto año básico.

ataque

La madre del niño, Alejandra Rojo, dijo que en primera instancia buscará un acercamiento con el dueño del perro para que asuma los gastos del tratamiento médico de su hijo, incluida una cirugía plástica en el rostro.

Sin embargo, manifestó que lo más probable es que termine entablando alguna acción judicial, debido a la gravedad del caso.

El tema de los perros no es una preocupación nueva en el vecindario. Tiempo atrás, recuerda Rojo, una familia del sector tenía seis Pitbull.

El olor y las "escapadas" de las mascotas preocupaban a los vecinos. Afortunadamente, nunca nadie resultó herido y la familia dejó el barrio.

La atribulada madre cree que es necesaria una ley que regule la tenencia responsable de mascotas, sobre todo de las razas consideradas peligrosas.

legislación

El proyecto de ley ya existe, fue presentado en julio de 2004 por un grupo de diputados, pero ha tenido un azaroso paso por el Congreso. Fue despachado por la Cámara Baja y ahora está "entrampado" en el Senado.

Según el diputado Manuel Rojas (UDI), uno de los autores de la iniciativa, la tramitación ha marchado lenta porque hay oposición de algunos sectores a la estigmatización de ciertas razas y a las mayores exigencias que se proponen para criadores y tenedores de estos animales.

En esto último, figuran exámenes sicológicos a los dueños y hasta la obligación de achicar el espacio entre los barrotes de las rejas que dan a la calle, ya que no son raros los ataques en que el animal sólo asoma la cabeza hacia afuera.

control

Incluso, a la luz de los recurrentes incidentes en todo el país, Manuel Rojas es partidario de eliminar la crianza de ciertas razas. Por lo menos hasta la aprobación de la ley.

El proyecto, añadió, no tiene por dónde ver la luz en el corto plazo. Más aún si es que el Ejecutivo le dio urgencia simple. "El propietario tiene que hacerse responsable del hecho de que su perro puede ser un peligro para la sociedad, porque la sociedad no puede esperar a que hayan leyes para una tenencia responsable", indicó.