Usted está en : Portada: Deportes
Domingo 15 de marzo de 2009
"Antes no había tanto vedetismo"
El director técnico visitó la ciudad en busca de las nuevas promesas del balompié femenino

Jonathan Mondaca R.

deportes@mercurioantofagasta.cl

La semana pasada el ex futbolista y director técnico Ignacio Prieto, quien actualmente está a cargo de la unidad técnica del fútbol femenino, tuvo una breve estadía en la ciudad, en el marco de una gira por el país junto a Marta Tejedor, para reclutar a los mejores talentos regionales e integrarlos a la Selección Nacional.

Aprovechando su visita, conversamos con uno de los jugadores más exitosos en la historia del fútbol chileno, ganador de varios títulos en Nacional de Uruguay, donde incluso levantó como campeón la Copa Libertadores de América en 1971.

El primer tema que conversamos con Prieto fue sobre el fútbol femenino. Dice que está recorriendo gran parte del territorio nacional para tener datos concretos de cuántas son las mujeres que practican fútbol y cuál es el nivel de éstas. "Para las jugadoras es una motivación saber que estamos preocupados de hacer algo por ellas. La mayoría está acostumbrada a jugar en canchas de tierra, por eso creo que haber jugado en el pasto sintético del Estadio Regional, con Marta (Tejedor) y yo observándolas, es una experiencia muy buena para ellas".

Conociendo usted gran parte de la historia de nuestro fútbol, ¿desde cuándo las mujeres practican este deporte en Chile?

-Entre 1969 y 1970 ya había fútbol femenino en el país, pero era más bien una práctica habitual en el barrio. Algunos equipos jugaban de preliminar en partidos oficiales del campeonato. Hubo selecciones que fueron a torneos internacionales, en 1987. En los noventa participaron en eliminatorias, sin embargo, cuando esta rama pasa a ser parte de la FIFA, comienza a tener una mayor importancia.

Ahora que está en la formación de jugadores, ¿cómo ve el fútbol de hoy en comparación al de antes?

-El fútbol de antes hay que respetarlo, también a los jugadores. El de hoy (fútbol) hay que estudiarlo, analizarlo. Antes la actividad era más ligada a los clubes, las transferencias de jugadores eran muy pocas en Chile, no se pasaba de un equipo a otro tan fácilmente como ahora, por eso, había una identificación con los colores que defendíamos, porque en cada institución estábamos muchos años. Sin embargo, en ese tiempo el fútbol era profesional entre comillas, lo que ganábamos no tiene comparación con las sumas que hoy reciben los deportistas y las condiciones no eran las mismas.

carrera

¿Cuáles son sus mejores recuerdos en el fútbol uruguayo?

Haber sido campeón cuatro veces en Uruguay. Una final de Libertadores perdida frente a Estudiantes de La Plata y, otra final que ganamos a ese mismo equipo. Esas experiencias fueron geniales para mí. Hasta que Colo Colo ganó la Copa, era el único chileno que había levantado el trofeo más importante de América. En Montevideo éramos casi imbatibles, sobre todo en la Copa Libertadores.

¿Jugó contra Elías Figueroa, que estaba en el eterno rival Peñarol?

-Contra el jugué cuando Elías estaba en La Calera, en ese tiempo yo le decía a los dirigentes de Católica que lo ficharan. En Uruguay, los clásicos son clásicos, hay que meter la pierna fuerte, no hay excusas. En la cancha no nos topamos mucho, ya que por nuestras posiciones no nos encontrábamos. Él (Figueroa) salió campeón en 1968, pero nosotros conseguimos los títulos del 1969, 1970, 1971 y 1972, pero en este último año, ambos ya no estábamos en esos clubes. Los campeonatos no dicen quién de los dos fue mejor, después Elías lo eligieron tres veces consecutivas el Mejor de América y eso me alegró mucho.

Luego llega al Lille de Francia, ¿cómo fue su paso por ese club?

-Me fui al Lille en 1971, después de ganar la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental. Me dijeron que el equipo estaba en la mitad de la tabla, pero cuando estuve ahí me enteré que el Lille peleaba el descenso, y no nos pudimos salvar de eso. Allí conocí la otra cara del fútbol, jugué dos temporadas en Segunda División. En Nacional teníamos dos o tres masajistas, dos kinesiólogos, cuatro utileros. Cuando llego a Francia, la camiseta, el pantalón y las medias, me las pasaban antes de cada partido. Era una sola camiseta, con diez grados bajo cero, o con treinta grados de calor, no había para más, el fútbol francés, en ese tiempo recién comenzaba a surgir, por eso llevaban jugadores sudamericanos para tener mayor nivel, en la época que estuve ahí, también llegaron otros como Carlos Bianchi y unos brasileños extraordinarios, como Jairzinho.

Continúa: "Eso me sirvió como experiencia de vida. En Segunda División no hay que pedir, solamente hay que dar. Pasé de ser campeón de América a jugar en Segunda División y en las condiciones que ya mencioné, por mi profesionalismo y entrega, a los seis meses me eligieron como capitán del equipo".

selección

¿Por eso la selección nacional tiene un cambio?

-La selección tiene un técnico (Marcelo Bielsa) que es amante de la disciplina y eso se refleja en la cancha. Me encanta el trabajo de Bielsa, lo conocí en México cuando dirigíamos allá. Él ha puesto orden y un estilo de juego interesante. Los jugadores entendieron el mensaje y eso es bueno.

¿Es competitivo el campeonato nacional?

-Debería ser un torneo, en el formato que tiene todos los países con las mejores ligas, o sea un campeonato largo y no este tipo de competencia, donde con la calculadora y otras cosas sabemos quién desciende, o donde algunos con campañas no muy buenas pueden llegar a ser campeón. Es extraño, ¿no?

¿Qué opina de los jugadores extranjeros del campeonato chileno?

-Me gusta trabajar con los formados en casa, sólo comprendo la llegada de extranjeros cuando éstos sean ampliamente superiores a los jugadores nacionales. Muchas veces por el hecho de tener un extranjero le cortamos la posibilidad de surgir a jóvenes talentos nuestros.

¿Cómo ve las clasificatorias de Chile a Sudáfrica?

-Lo importante es lo que deja todo esto, no sólo ir al Mundial, fuimos a Francia 98, ¿qué nos dejó eso? Creo que debemos aprovechar el trabajo de Marcelo (Bielsa), él está haciendo algo importante por el fútbol nacional, si vamos al mundial es bueno, pero si no, hay que rescatar lo positivo que nos deja su proceso.