Usted está en : Portada: Economía
Martes 10 de marzo de 2009
Sustentabilidad energética

El economista chileno Manfred Max-Neef, galardonado con el que se conoce como el Premio Nobel alternativo, el Right Livelihood Award, propuso el concepto de "ecoson" en el contexto del debate sobre sustentabilidad energética.

"Ecoson" es un acrónimo de "Ecological Person", y representa una medida de la resistencia del planeta a la manipulación antrópica (por la acción del hombre) expresada en términos de energía per cápita. Esta cuota, calculada por el Max Planck Institute en base a la población mundial y la capacidad de la Tierra de asimilar la degradación antrópica, es de 1,5 kWh por hora por persona, es decir, 13.000 kWh/año/persona. Esta cuota de energía per cápita considera no sólo el consumo eléctrico, sino los recursos utilizados y el costo energético que implica para el planeta asimilar los residuos que generamos.

En función de lo anterior, las políticas públicas debieran privilegiar aquellas tecnologías y proyectos eficientes en el uso, reutilización y reciclaje de la energía, y que, en consecuencia, contribuyan directamente a la eficiencia y la sustentabilidad energética.

En éste escenario, el tratamiento térmico de residuos trae consigo evidentes beneficios no sólo en sustentabilidad energética mediante la generación de energía renovable, sino también en la reducción de la generación de gases de efecto invernadero, evitando el uso de combustibles fósiles y la generación de metano en los rellenos sanitarios; y la reducción de vertederos ilegales, entre otros.

Sólo como ejemplo, la recuperación del 50% de los residuos de madera generados en los sectores industrial y construcción de la región Metropolitana ahorraría el equivalente a 1.000 "ecosones". Sin embargo, la recuperación de energía a partir de los residuos ha tenido poco eco en las políticas públicas. El Plan Nacional de Cambio Climático no hace referencia al tratamiento con recuperación de energía para residuos domiciliarios o industriales, salvo brevemente a los forestales.

Hoy existen pocos proyectos orientados a recuperar la energía de los residuos mediante su co-incineración en hornos cementeros, preferentemente en el ámbito de los residuos peligrosos. Sin embargo, cada día existen más argumentos para ubicarlos como parte de la solución que como parte del problema, lo anterior siempre y cuando se apliquen los incentivos adecuados en las políticas públicas que permitan su materialización y finalmente se transformen en un modelo de eficiencia en el uso y recuperación de energía.