Usted está en : Portada: Espectáculos
Lunes 2 de marzo de 2009
El gran momento de Crisálida en Antofagasta
Participó en el Festival Junto al Mar y acompañó a los maestros del rock. Un balance perfecto

El primer acercamiento masivo que tuvo Crisálida en Antofagasta fue durante su participación en el Festival Junto al Mar en febrero pasado, pero por estos días esta banda de rock progresivo, anotó uno de los hechos más importantes de su carrera, formar parte del espectáculo que Deep Purple realizó en la ciudad, además de telonear a The Gathering en Santiago.

Algo que para la antofagastina Cinthia Santibáñez (vocalista del grupo) fue algo "increíble" y que quedará grabado en su corta pero importante carrera musical.

¿Cómo tomaron el hecho de telonear a Deep Purple?

- Fue un desafío, un regalo que nos dieron los organizadores y sentimos que es algo maravilloso, imagínate que es una de las bandas más importantes del mundo. A nosotros nos marcó, nos inspiró. Gillan para mí es el padre de las voces de ese tipo, voz del heavy metal.

Se te considera como una de las voces más prodigiosas, ¿eso lo tomas como un gran desafío o un lindo piropo?

Es un desafío siempre, pero más que por lo que digan, es por mí. Yo empecé a cantar desde los 4 años y siempre tuve claro que quería estudiar canto, una cosa es querer cantar y la otra es hacerlo bien, yo quería hacerlo bien y no por un tema egocéntrico, sino que por profesionalismo y estar segura. Estudié en el Teatro Municipal y luego partí a Santiago.

Rock progresivo

Crisálida se formó a fines del año 1997 presentando una propuesta de rock con tintes progresivos, lo que causó una muy buena impresión en los medios especializados y el público que gustaba de este estilo de música, obteniendo varios premios el año pasado como banda revelación.

¿Sienten el apoyo de otros colegas o de medios especializados, frente a la apuesta musical del grupo?

- Afortunadamente todos los miembros de la banda estudiamos música, teníamos el sueño de hacer algo no tan simple. Ahora con el tiempo uno se da cuenta que es más necesario comunicar, estamos abocados a eso y a sentir con la música, en esa etapa estamos. Este tercer disco es el que más hemos disfrutado. Anteriormente estábamos preocupados de cómo sonaba, pero igual la gente lo nota y eso llama la atención.

¿Cómo logra una artista antofagastina sobrevivir en Santiago?

Es súper complejo. Yo no hubiese podido ser solista porque cuando estaba estudiando en la escuela de música, entonces era un tema complicado porque te lo enrostran todo el tiempo, para mí fue muy difícil, pero tuve la suerte de conocer a Rodrigo Sánchez, que también es de provincia.

El tenía un grupo bastante conocido en Santiago, de metal industrial que teloneó a Pantera y estaban trabajando con el sello Warner Music, y justamente a Rodrigo le nació la idea de formar la banda y por ahí partió el cuento. Yo sola no hubiese llegado ni a la esquina.

¿Qué tiene que hacer un grupo de esta ciudad para poder triunfar nacionalmente o ser reconocidos?

Un problema es que los espacios donde tocar son pocos, además de que las alternativas para adquirir buenos instrumentos también son precarias. Básicamente pasa por la falta de posibilidades de tocar en eventos grandes para que los chicos se den cuenta que necesitan buenos equipos por lo tanto hay que invertir mucha plata.

Es fundamental que tomen clases de música para pararse en cualquier escenario y tener claro lo que están haciendo. En Santiago uno no puede llegar a un local y tocar, es súper difícil porque hay muchas bandas y están todos bien equipados y estudiando.