Usted está en : Portada : Opinión Jueves 27 de septiembre de 2007

Toma fuerza la idea de cambiar el nombre al Estadio Regional

Celebramos la idea de entregarle una identidad, con nombre y apellido, a nuestro "Coloso de Angamos": el Estadio Regional.

Y aplaudimos la sana majadera insistencia del diputado Manuel Rojas de darle identidad a este recinto deportivo. Este parlamentario presentó en julio del año pasado un oficio a la Municipalidad de Antofagasta. En este documento Rojas propuso al alcalde Daniel Adaro que este coliseo debe llamarse Estadio "Calvo-Bascuñán", en homenaje al médico Alberto Calvo Nieto y al empresario naviero Miguel Bascuñán Pavez, quienes fueron los artífices en la construcción del principal recinto deportivo de la ciudad.

A esta solicitud se suma la no menos insistente propuesta del periodista deportivo antofagastino, Tonko Obilinovic, quien en su columna de opinión de este lunes en nuestro suplemento deportivo asegura con toda fe que el estadio debe llevar el nombre de los apellidos antes mencionados.

Las propuestas y los debates que genera esta idea siempre se agradecen, en el sentido que provoca a las autoridades y ciudadanos a involucrarse en temas que son competentes para la ciudadanía.

Por lo pronto, estamos convencidos que es más provechoso que los antofagastinos estén más preocupados de si el Estadio Regional debe llevar un nombre, en vez de distraerse con la última polémica desatada por el futbolista o modelo de turno.

Qué bien le hace a la ciudad que los medios de comunicación propongan materias cotidianas de discusión, campañas y llamados de atención a los gobernantes y gobernados.

Más allá de conjeturar que es una buena idea la de "bautizar" a nuestro recinto deportivo como "Calvo-Bascuñán", reconocemos que este tipo de iniciativas despierta el interés de autoridades, dirigentes y personeros del mundo deportivo, y también a los habitantes.

Válido y oportuno será el hecho de quienes no concuerden con esta propuesta y, en la misma arena del debate, surjan otros nombres para nuestro querido estadio.

El interés por opinar y proponer ya se está propagando en la opinión pública de nuestra ciudad. Es bueno que estemos pensando en constantes propuestas. Es bueno pautear, también, a la autoridad y sugerir temas de ciudad, de barrio, de calle.

Esperamos que el resultado final de esta incipiente campaña por otorgarle un nombre al Estadio Regional sea fecunda en propuestas y concluya con una o varias ideas que tendrá que analizar el gerente de la ciudad: el alcalde.

Tendrá en sus manos una interesante propuesta, otorgarle una identidad a un coliseo que sí merece llevar un nombre.

La tarea está lanzada. Es de esperar que las ideas encuentren el consenso necesario para la presentación de la propuesta final. Por lo pronto, seguiremos abriendo espacio en nuestras páginas para que personeros y ciudadanos opinen, propongan y debatan con inteligencia esta solicitud.