Usted está en : Portada : El Mundo Lunes 28 de agosto de 2006

Japón prepara nuevo desembarco astronómico en la región

Japón ya está presente en la zona de Chajnantor con su participación en el proyecto ALMA

Astrónomos japoneses se encuentran estudiando la instalación en la zona de Chajnantor del Tokyo Atacama Observatory (TAO), un nuevo telescopio que confirma el interés creciente de la comunidad científica internacional en esa área ubicada cerca de San Pedro de Atacama y a más de 5.000 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.).

TAO es un telescopio infrarrojo con un espejo de 6,5 metros de diámetro, planificado para operar en conjunto con otro ingenio astronómico nipón similar, aunque de mayores dimensiones, el telescopio Subaru, emplazado en Hawai y con un espejo de 8 metros de diámetro.

Pese a sus dimensiones, está presupuestado que TAO supere en cuanto a capacidad a los demás telescopios terrestres que operan hoy en el espectro infrarrojo, convirtiéndose en el más sensible en esta área a nivel mundial.

 

CHAJNANTOR

Japón ya está presente en la zona de Chajnantor con su participación en el proyecto ALMA (Atacama Large Millimeter Array), el mayor complejo radioastronómico del mundo y actualmente en construcción junto a consorcios de Norteamérica y Europa; y los telescopios propios ASTE (Atacama Submillimeter Telescope Experiment), de 10 metros de diámetro; y NANTEN 2 (Nanten significa "cielo austral"), de 4 metros de diámetro. Estos dos últimos están ubicados en Pampa La Bola, a 4.800 m.s.n.m., muy cercanos uno del otro.

El lugar más probable para la instalación de TAO es la cumbre del Cerro Chajnantor (5.650 m.s.n.m.) donde el instituto de astronomía de la Universidad de Tokyo ya ha instalado equipos de medición de diversos parámetros importantes para las observaciones astronómicas, así como construido un camino de acceso.

 

ESTRELLAS

En combinación con el hawaiano Subaru, los científicos esperan cubrir 5 importantes áreas de la cosmología: la formación de las galaxias y de las estrellas, los polos norte y sur la Vía Láctea, la Nube Magallánica, el centro de nuestra galaxia, y la Nebulosa de Orión. Se apunta además al descubrimiento de objetos como quásares, proto-galaxias (las primeras galaxias) y "enanas café", así como al estudio de la materia oscura y la evolución química de las estrellas.

Para cumplir con sus objetivos científicos, los japoneses esperan con TAO tener el telescopio más sensible del mundo en el espectro infrarrojo, sobrepasando incluso a aparatos similares de entre 8 y 10 metros de diámetro.

 

TECNOLOGIA

Esto implica que por sus 6,5 metros de diámetro, el Tokyo Atacama Observatory debe incorporar innovadoras tecnologías, como óptica adaptativa secundaria y una capa de plata evaporada en el espejo primario. Además, está la condición de ubicarse a más de 5.000 m.s.n.m., donde la transmisión de las ondas infrarrojas es más alta.

El diseño comparte algunas características del MMT (Telescopio de Espejo Múltiple) de Arizona, y del telescopio norteamericano Magellan 2 (cerro Las Campanas, en la Cuarta Región).

Después de realizar simulaciones computacionales y utilizando información satelital, los científicos de la Universidad de Tokyo han testeado numerosos sitios en el desierto de Atacama para construir TAO, utilizando incluso una estación meteorológica robótica.

La cumbre del Chajnantor es de momento el sitio más probable de emplazamiento para el TAO. El lugar presenta condiciones extremadamente severas para las actividades humanas normales, donde la presión parcial del oxígeno está bajo el 50% de la que se encuentra a nivel del mar.

Por ello, tanto el telescopio como los instrumentos de observación serán automatizados lo más posible. Para ello, los japoneses esperan aprovechar la experiencia acumulada en la operación de MAGNUM (telescopio infrarrojo ubicado en Hawai) y el Nobeyama (La Silla).

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto