Usted está en : Portada : Espectáculos Lunes 8 de agosto de 2005

Ganador del festival de cine "todavía no se la cree"

Durante toda la semana pasada se realizó en la ciudad la segunda versión del Festival de Cine de Antofagasta, oportunidad en que la ciudad se impregnó de ese espíritu cinéfilo que tanto hacía falta.

Con una gran asistencia de público, el certamen se llevó a cabo sin demasiados sobresaltos. Una buena iniciativa que mejora cada año y que espera convertirse en un polo importante en el desarrollo audiovisual del país.

Esto quedó de manifiesto tras ver la gran cantidad de realizaciones locales participando en el concurso, en donde destacó según el jurado “Absurda Consecuencia” del joven director antofagastino Oscar Véliz, obra ganadora del certamen.

 

EXPERIMENTANDO

Para Véliz haber ganado la competencia de cortometraje le dejó un gusto más que dulce, ya que si bien nunca pensó en ganar, sí tenía las ganas de hacer algo en plano audiovisual, luego de ser parte de la obra ganadora de la versión anterior del festival.

“El año pasado participé en el cortometraje de Mauricio Matus, el cual resultó ganador. Me interesó mucho la forma de trabajo y como llevar a cabo esa idea. Por eso cuando supimos que este año se hacía nuevamente el concurso decidí participar”.

Así Oscar Véliz se juntó con un grupo amigos y dio vida a "Absurda Consecuencia" su opera prima, trabajo que lo dejó con más ganas de experimentar en el mundo audiovisual.

"La idea central era entretener con una idea simple, que el público se riera y lo logré. Muchas veces siento que todo esto se vuelve muy elitista y se pierde el verdadero rumbo que es el de entretener. Yo no me considero un cinéfilo, ni tampoco manejo un gran conocimiento en cuanto a cine, y tampoco busco copiar la obra del algún director, solamente busco la espontaneidad, el presentar una obra fresca y entretenida".

 

CONSECUENTE

Así este atípico director dejó en claro su personal visión de cómo hacer cortometrajes en el norte de Chile.

"Lo importante para mí es rescatar la vida cotidiana, historias simples que se transforman en algo totalmente descabellado".

En cuanto a la posibilidad de conocer a distintas personalidades del cine nacional e internacional, Véliz destacó el trato con los invitados extranjeros que se mostraban abiertos a comentar sus experiencias.

“En Chile esto del cine y de la producción audiovisual se sitúan en grupos reducidos y cerrados, es una élite que escasamente se abre al público, y las producciones suelen ser enfocadas a un público más selecto. En cambio, en otros lugares es algo súper común y es mucho más abierto, una forma de expresar el sentimiento de lo que pasa a tu alrededor”, afirmó.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto