Usted está en : Portada : Espectáculos Miércoles 29 de septiembre de 2004

Claudia di Girolamo anuncia su retiro de las teleseries

“Buenos Días a Todos” lo anunciaba en la mañana de ayer. Claudia Di Girolamo, la actriz más emblemática de las telenovelas chilenas, hablaría sobre tomarse un año sabático, es decir, se aleja de las teleseries.

La actriz, pareja del exitoso director Vicente Sabatini, confirmó todos los dichos, y dijo que descansará el próximo año, y por ende, descartó participar en la próxima teleserie del canal estatal. Así de simple. Está agotada y que quiere tener tiempo para desarrollar sus proyectos personales.

“Pinky”, como la conocen en casa, ya bordea los 50 años y se toma la vida con calma.

La estrella de las telenovelas chilenas, generalmente esquiva con la prensa, dijo en entrevistas anteriores que no cree en los papeles protagónicos, “no fui educada de esa manera”.

“Cualquier nombre o apellido que se haya puesto a los personajes que he hecho es involuntario. Nunca me he sentido protagonista de una teleserie. Todos los personajes son importantes y todas las historias van a entrelazarse en algún minuto. Nunca he llegado ante un director preguntando si mi personaje es protagónico o no. Los equipos necesitan ser maniobrables, flexibles. Es bueno que eso pase”.

 

TRABAJO

En este sentido explicó que los mejores momentos dependen del trabajo bueno que una haga, lo que no tiene nada que ver con los años, sino con la variedad. “Una diseña una carrera de tal manera que lo único que quiere es perpetuar una cierta calidad y un cierto nivel. Eso es irremplazable. No creo que exista nadie que pueda reemplazar por ejemplo a Marés González o a la Delfina Guzmán. Cada uno tiene su forma de ver y de hacer, que es muy particular”.

 

PERSONAJES

La actriz repasa los personajes protagónicos que ha hecho y está segura de que son dos los que más calaron en el público: "El que hice en "Pampa Ilusión" fue una suerte de tragedia griega. El travestismo al que se ve forzada una mujer que necesita encontrar el amor de su padre fue muy interesante, pero también rescato la inocencia de la Yovanka, de "Romané". Enamorarse de un sacerdote no es menor".

Claudia no tiene recetas para "sacarse" los personajes una vez que abandona el set, pero cuenta que su vida familiar es una buena terapia para quitarse el estrés laboral.

"Juego mucho con mis nietos, mis hijos todavía me quieren. Y el amor está bien. Somos una familia muy hermosa y unida. Y así la quiero mantener, lejos de ustedes... (ríe)".

En tanto, reconoce que se da baños de tina para relajarse. "Me cargan, porque me da claustrofobia. Me relajo a veces jugando con mis nietos, o preocupándome de las cosas de la casa. Me relaja ir al súper. A veces me procuro silencio, me encierro en mi pieza a disfrutarlo".

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto